Cirugia de Cordales

La cirugía de cordales es una intervención simple, mínimamente invasiva y casi indolora que se lleva a cabo para extraer las muelas del juicio (también denominadas cordales).
La técnica quirúrgica consiste en anestesiar, con anestésico local, la zona periférica de la pieza a extraer. A continuación, a través de una pequeña incisión, y con la ayuda de instrumental específico, se procederá a la extracción, evitando lesionar las estructuras y dientes de alrededor.
Tras la extracción, se revisa la zona comprobando que no queden restos de la pieza extraída ni espículas óseas que pudieran complicar el post-operatorio. El cierre de la herida se llevará a cabo con puntos de sutura reabsorbibles o con sutura quirúrgica (esta se retira entre 5 y 8 días después de la intervención). Durante los 40 a 60 minutos posteriores a la cirugía, se dejará en la zona intervenida una gasa doblada ejerciendo presión para favorecer la hemostasia.
La intervención se lleva a cabo, por norma general, con anestesia local más sedación. En el caso de tratarse de una extracción múltiple (las 4 muelas del juicio a la vez) se podría efectuar con anestesia general. La duración del procedimiento es de entre 20 y 40 minutos.